jueves, 21 de noviembre de 2013

Monte San Savino 2013: Ascenso y Caída de Vomitir

"Lo que pasa en Monte se queda en Monte".

¿Se queda en Monte? ¡Y un huevo!

Hoy es 21 de noviembre. Un día que será por siempre recordado como el día en el que hice mi aparición en este mundo. Así que sí, ¡hoy es mi cumpleaños! Y para celebrarlo, nada mejor que postear el último de los artículos de mi serie sobre Monte San Savino 2013, que también es muy personal. Mi más íntimo regalo a todos mis estimados lectores de todo el mundo.

Por este, queridos amigos, es la verdadera historia que hay detrás del fin de semana de Monte San Savino. La verdadera historia que nadie está dispuesto a contar porque tienen miedo de lo que les pueda pasar el próximo año en Monte San Savino. Una historia de aventuras épicas, amor, traición, bien y mal, corrupción, y muerte. Vale, no de muerte (¡fiuuu!) pero introducir la historia así me parecía como más molón, ¿no?

Esta es la historia de cómo el legendario Volomir cayó en el camino hacia el lado oscuro... y se convirtió en Vomitir, su némesis (por un rato al menos).


Todo comenzó con la forja de las nueve pizzas de poder...

Lo siento en el agua...

Lo siento en el vino...

Lo siento con Mati...

Scheiße!!!

El hidromiel estaba cerca, y podía sentirlo

Y así empezó la transformación

Amados amigos me guiaron hacia el otro lado

y se aseguraron de que completaba todo el camino

Vomitir. RISE!

"¡Mira John! ¡Hay porchetta en el cielo!"

"Vomitir, otro regalo para el camino!"

Confundido, abandonado, perdido. No hay esperanza

El Painting Buddha muestra los siguientes pasos hacia el lado oscuro

Más lecciones sobre poderes oscuros

Vomitir con su nuevo aprendiz, Darth Masclans

Pronto, el aprendiz sería el maestro

Y esparcería sus oscuros poderes por todo Monte

Con combustible y renovada energía, el camino continúa

¡No se va nadie sin Vomitir!

La batalla final no había hecho más que comenzar...

Vomitir no era un mortal cualquiera. El bien y el mal lucharon pero la redención no era una posibilidad. Sus poderes trascendieron y finalmente se hizo uno con la Fuerza. Así cayó el oscuro Vomitir.


En el Día de la Resurrección, el maestro del bien "Obi Wan Lappat" amaneció con mucho sueño...

Esta entrada está dedicada a Roman Lappat y Valérie Bruère, los más queridos compañeros de habitación y testigos involuntarios del Ascenso y Caída de Vomitir. Ningún abrigo fue dañado en el proceso. Bueno vale... quizá uno.

¡Y muchas gracias al Painting Buddha! ¡La aventura no habría sido la misma sin estas fotos suyas!

5 comentarios:

Jorge dijo...

Que es un concurso si la farra previa y la de despues.
Grande maestro

Wolfen dijo...

BRUTAL jajajajaja!

Aunque creo haberte visto en situaciones peores, jajaja!

O no recuerdas el Golden de Barcelona 2012, que llegaste con un resacón enorme? xDDD

Rafael García Marín dijo...

Pues la resaca de Monte fue aún peor... no te digo más XD

ANTÓN dijo...

¡¡Felicidades, borrajas!! Espero que Vomitir resurgiera anoche de sus cenizas con toda su maldad.
Qué gracia tendría este mundillo si no hubiera desmadres así, ¿no?

¡¡Abrazos desde la France!!

A.

Alberto Winterland dijo...

Muy bueno je je, yo aún me acuerdo de una borrachera épica en Navarra, (que malo el pacharán) ja ja