miércoles, 24 de abril de 2013

La paleta

El antiguo Blog de Volomir ya no está en uso.
Estás siendo redirigido a volomir.com, será solo un momento.



Al iniciarse en la pintura de miniaturas, es muy común empezar usando la pintura directamente del bote, sumergiendo el pincel en la pintura y aplicándola directamente sobre la figura. No se me ocurre una forma más ineficiente e inapropiada de pintar. La pintura en el bote es muy densa para usarla directamente, casi siempre necesitará estar diluida con un poco de agua. Además, usar colores directamente del bote nos limitará el rango de colores que podremos usar ya que no podremos mezclarlos entre sí. Para ello, usaremos una superficie auxiliar, que es lo que llamamos paleta.


La paleta es la mano izquierda de un pintor.

Cualquier superficie nos puede servir de paleta, desde un plato, un azulejo o un trozo de plástico. Sin embargo, buscaremos que nuestra paleta sea capaz de mantener las mezclas sin secarse el mayor tiempo posible. En el caso de los acrílicos, esto es especialmente importante porque se secan al aire y con gran facilidad, especialmente en climas secos (llegando a secarse a veces incluso dentro del mismo bote de pintura). Para que esto no nos ocurra, existe un tipo de paleta que es la denominada “paleta húmeda”.


Paleta húmeda.

La paleta húmeda está compuesta por un material que deja pasar la humedad pero no la pintura. De esta forma, la pintura en la paleta húmeda tarda mucho tiempo en secarse, puesto que la pintura se mantiene continuamente con humedad. Para hacer una paleta húmeda basta con usar un recipiente plano (nos servirá un plato o similar) donde haremos una cama de papel absorbente (papel de cocina o papel higiénico). Esa capa de papel la mojaremos con agua hasta que absorba bien. Sobre este papel mojado pondremos papel de horno, (un papel parecido al papel vegetal que se usa para hornear y en repostería), que es el material que permite pasar la humedad pero no la pintura. Este conjunto será nuestra paleta húmeda.


Capas de una paleta húmeda.

La paleta húmeda deja de servirnos cuando el agua que ha absorbido el papel de cocina se seca. Nos daremos cuenta de que esto está ocurriendo cuando el papel de horno empieza a separarse del papel de cocina húmedo y la pintura se seca rápidamente. Antes de que eso ocurra debemos aportar más agua, simplemente retirando el papel de horno y vertiendo agua sobre el papel de cocina. También puede llegar un momento en que el papel de horno se sature de mezclas de pintura. En ese caso simplemente cambiamos un trozo de papel por otro nuevo. La paleta húmeda se puede guardar en la nevera, donde es capaz de conservar aún más la pintura húmeda y el papel mojado se seca más lentamente. Esto nos permite tener nuestras mezclas en la paleta durante mucho tiempo, y guardar nuestros colores de una sesión de pintura a otra, aunque pase bastante tiempo entre ellas. En cualquier caso, de vez en cuando conviene cambiar la paleta porque prolongar la humedad mucho tiempo puede dar lugar a la formación de mohos y olores extraños.


Mi puesto típico de pintura.

Cuando pintamos en climas húmedos tendremos la suerte de que los acrílicos tardarán más en secar, incluso sin utilizar una paleta húmeda. En esos casos el abanico de opciones se amplía. Una opción muy interesante es usar una paleta que tenga pequeños pocillos donde almacenar una cantidad considerable de color. Podemos usar los pocillos para organizar series de colores que nos serán útiles a la hora de pintar degradados.


Paleta hecha con una bandeja de pastillas usada.

Sin duda, lo más interesante es probar todas las paletas posibles y buscar aquella que se adecúe mejor a nuestra forma de pintar.

10 comentarios:

Gonzalo dijo...

Se agradece mucho que te tomes tiempo tan valioso en explicar cosillas de este tipo para novatos como yo

Muchas gracias =)

Rafael García Marín dijo...

De nada hombre! :)

Wolfen dijo...

Repito lo dicho por Gonzalo, especialmente lo de la paleta húmeda, que es algo importantísimo

mr.faraday dijo...

yo descubrí hará cosa de un año y medio esto de la paleta húmeda y la verdad es que ahora no puedo pintar sin ella, antes pintaba poniendo la pintura en un CD, pero ya te digo, para mi, ahora, es fundamental.

Anónimo dijo...

Tengo una pregunta, aparte de usar la paleta humeda hay que seguir mezclando la pintura con el agua antes de aplicarla en la figura como hacemos normalmente?? O con depositar pintura en la paleta es suficiente??
Excelente tutorial, un saludo

Rafael García Marín dijo...

Hay que seguir usando agua con la pintura, siempre dependiendo de la marca y de la técnica que vayamos a aplicar, ya que de ello dependerá la intensidad de la dilución.

winterlandstudio dijo...

Buen aporte con todo lujo de detalles, un saludo.

Robert rCosta dijo...

De verdad que se agradece mucho para los novatillos como yo que no conocía la existencia de esta técnica.

Espero ver pronto un tunto entre distinción de diferentes pinturillas y marcas para poderme decidir finalmente por donde tirar :)

ALOCADA dijo...

Que guay que alguien gaste algo de su valioso tiempo en explicar cosas a los novatos jeje.


Muchas gracias! Y te aseguro que seguiré tus consejos... en cuanto aprenda un poco más jeje

Toñete dijo...

Nunca mas pintura seca!!! di que si Rafa, muy buen articulo!